Recetas Departamentos

 

CUZCO

 

En el valle del Cuzco, la presencia humana data del 1000 a.C., que vivía de la agricultura y la ganadería.  A partir del siglo VII, es notoria la influencia de Wari, cuyo principal establecimiento en la región fue la ciudad de Pikillaqta (‘ciudad de las pulgas’).  Dicha ciudad fue la antecedente de la planificación urbana y gubernamental incaica.

 

Hacia el 1200, apareció, en la zona cuzqueña, un grupo humano proveniente del sur.  Tanto el valle del Huatanay como sus inmediaciones estaban poblados por sahuasiras, antasayas, huallas, poques, lares, alcavizas.  Años después, los españoles tomaron posesión del Cuzco.  Así, Francisco Pizarro realizó la fundación española del Cuzco el 23 de marzo de 1534.

 

El fin formal del incario ocurrió con la captura y decapitación de Túpac Amaru el 24 de mayo de 1572.  El universo andino se desestructuró con la implantación de un nuevo sistema administrativo, una nueva religión y con las reducciones del virrey Toledo.  El Cuzco adquirió gran importancia económica, ya que era un puente obligado entre Potosí y Huancavelica, lugares donde había minas.  Para abastecer a la población dedicada a la minería, cobraron auge los obrajes textiles, la agricultura destinada a la alimentación y el arrieraje.

 

 

 

 

 

El departamento de Cuzco, ubicado en el corazón de la sierra sur del Perú, se divide en trece provincias.  La Convención, aparte de dedicarse a la explotación forestal, produce cacao, té, café, maíz, caña, coca y ganado vacuno.  Calca y Urubamba son zonas que destacan por su maíz, cereales, tubérculos, caña de azúcar, ganado vacuno y ovino y producción minera.  La capital de la última, también llamada Urubamba, produce maíz blanco gigante, que crece solamente allí y se exporta en grandes cantidades.  En Paruro, se produce maíz, papa, trigo y cebada; asimismo, se crían diversos tipos de ganado y existen algunas minas.  Acomayo produce trigo, aparte de otros cereales y ganado.  Canas, Chumbivilcas y Espinar, conocidas como las Provincias Altas del Cuzco, son ganaderas y también poseen cultivos de tubérculos y cereales.  

 

La fuente de subsistencia de la mitad de la población del departamento, que vive en el campo, es la agricultura.  A pesar de que poco más del 10% de tierras agrícolas está bajo riego, Cuzco es el primer productor de té, achiote, cacao y café; otros productos significativos son haba en grano, olluco, kiwicha y maíz amiláceo.

 

Dado que gran parte de las tierras cuzqueñas solo puede dedicarse a pastos, la explotación pecuaria se ha desarrollado significativamente.  El departamento cuenta con la segunda mayor población de llamas y ovinos, la tercera de vacunos y la cuarta de porcinos, además de una considerable cantidad de alpacas.

 

En relación con el sector minero, el cobre, la plata y el oro son los productos más representativos. Tintaya es la mayor empresa extractora, sobre todo de cobre.  Asimismo, se explotan canteras de minerales no metálicos, principalmente para la construcción.

 

La gastronomía cuzqueña emplea ingredientes de la tradición andina, como las papas, el maíz, la quinua, los cuyes, los ajíes, el huacatay, y de la cocina llegada con los españoles, como el cerdo, el carnero, el trigo. Entre los platos más conocidos, figuran cachun chuño (potaje horneado con chuño, queso fresco o mantecoso y leche), chancho al horno, chicharrón a la cuzqueña, chiri uchu (comida fría, preparada con cuy al horno, gallina hervida, salchicha serrana, queso fresco, cancha tostada, rocoto, huevera de trucha, cebollita china, caldo de gallina y tortilla con harina de maíz), chuño chola (caldo picante con papas, garbanzos, arroz y carnes diversas), olluquito con charqui (guiso de ollucos y carne seca picada), pepián de cuy (guiso de choclo tierno y carne de cuy, aderezado con cebolla y ají), queso khapchi (plato frío de queso fresco, habas, papas y cebollas, sazonado con leche y ají), quinua atamalada (guiso de quinua sancochada, tomates y queso), timpu o puchero (sopa de carnes diversas, verduras y legumbres).

 

En febrero, todas las provincias celebran los carnavales con distintas actividades, como cortamontes, concursos de gastronomía y de danzas.  En mayo, en Ocongate, se celebra la peregrinación del Qoyllur Ritt’i (nevado Ausangate). Los peregrinos escenifican uno de los rituales más importantes de la ancestral religiosidad andina.  En medio de danzas y cánticos ascienden hasta las nieves del Ausangate para homenajearlo.  A fines de mayo o principios de junio, se realiza el Festival Internacional de la Cerveza Cuzqueña.  En el mes de junio, se celebra la ceremonia cristiana Corpus Christi, en la cual se observa una síntesis cultural de lo hispánico y lo andino. El día central se festeja el 3 de junio. Antes de la procesión, los creyentes beben cerveza, chicha o cañazo; se alimentan de platos típicos, como el chiri uchu; realizan la quema de castillos y competiciones de bandas de cada barrio. La fiesta del Inti Raymi consiste en la escenificación del culto al Sol, que se aprecia cada 24 de junio en Sacsayhuamán; hoy esta fiesta atrae a miles de visitantes, tanto turistas como cuzqueños.

 

Ubicada a 120 km al noroeste del Cuzco, sobre el valle del río Urubamba, la ciudadela de Machu Picchu es uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo y el principal destino turístico del  Perú. Frente a ella, se levanta la cumbre del Huayna Picchu (‘monte joven’), en cuya cima y laderas se ubican también restos arqueológicos.  Las edificaciones de  Machu Picchu exhiben un dominio del espacio y de las técnicas empleadas para trabajar las piedras. Entre sus recintos arquitectónicos, resaltan la Tumba Real, el Templo del Sol, el Torreón (la única estructura de planta circular), la  Mansión  Sacerdotal, el Templo de las Tres Ventanas, el Templo Central, la Plaza Hundida y las fuentes y canales que forman los Baños del Inca.

 

Uno de los sitios de interés del Valle Sagrado es Písac, pintoresco pueblo situado a 32 km. del  Cuzco.  Testimonios arqueológicos del lugar son los andenes y las construcciones en la cima del cerro Intihuatana, donde se halla la piedra.  El corazón del valle es el poblado de Urubamba, que en la actualidad brinda una serie de atractivos a los visitantes, desde hoteles de categoría hasta canotaje en el río y parapente en sus laderas.

 

A la altura del km. 88 de la vía férrea que se dirige al valle de La Convención, sobre la margen izquierda del Urubamba, se ubica el punto de partida de los turistas que desean seguir el Camino Inca, el cual, luego de 44 km. y de tres o cuatro días de recorrido, llega al Inti Punku, ‘puerta del Sol’, que es la entrada a Machu Picchu.