Recetas Departamentos

 

HUANCAVELICA

 

El territorio de Huancavelica o Huancasvilca fue ocupado desde hace 3 000 años por personas de tradición preagrícola.  Después del período de dominio de la cultura Tiahuanaco-Wari, se originó una sociedad propiamente huancavelicana, con los anccaraes o angaraes y los chocorbos.  Estos antiguos pobladores se enfrentaron a los incas del Cuzco hasta que, a mediados del siglo XV, fueron incorporados al incario por Pachacútec.

 

Durante la época colonial, el gran centro minero de Santa Bárbara, en Huancavelica, destacó por su producción de mercurio.  Ello fue determinante para la Corona española, ya que facilitó el beneficio de la plata de Potosí.  Sin embargo, a fines del siglo XVI, empezó la decadencia de la producción minera, debido a la muerte de mitayos y la escasez de mercurio.  Lamentablemente, Huancavelica aún no ha podido recuperase de esta pérdida.

 

Enclavada en la sierra central del Perú, Huancavelica se divide en siete provincias. Castrovirreyna, extendida sobre las altas mesetas andinas, posee tierras, rodeadas de lagunas inmensas y azules, dedicadas al pastoreo de camélidos, que son la base de su producción de lana.  Huaytará, la menos andina de todas, vive de la agricultura; entre sus productos de más rendimiento, figuran la alfalfa y los frutales.  Huancavelica, localizada en el corazón andino del departamento, cuenta con zonas altas y de pastoreo (vacunos, ovinos, camélidos), y zonas más bajas, ricas en cultivos, como la cebada, el trigo, la papa y el maíz.  Angaraes es una provincia agraria, dedicada a la producción de trigo, maíz, papa, alfalfa; sus zonas altas están cubiertas de pastos naturales, lo que posibilita el desarrollo de la ganadería.  La capital de Tayacaja es un centro de intercambio comercial entre los pueblos del valle y las zonas altas, dedicadas a la ganadería y el cultivo de cereales y papa; la mayoría de sus distritos vive de la producción de chancaca y aguardiente de caña.  La capital de Acobamba es conocida por sus ferias de los viernes, donde se vende gran parte del ganado de la región; además, cuenta con sitios arqueológicos y con poblados dedicados a la agricultura.  La provincia de Churcampa se dedica a la agricultura de subsistencia y la ganadería de vacunos y ovinos.

 

 

 

 

Huancavelica posee escasas tierras agrícolas.  Entre sus producciones, destacan la arveja, las habas, la cebada, la mashua, el maíz amiláceo y la papa.  Por el contrario, cuenta con extensos pastizales y con una importante población pecuaria, en especial de ovinos y camélidos.

 

La gastronomía huancavelicana tiene como representantes el chuño pasi con lechón, el mondongo, el cuy en salsa de maní, los tamales blancos, las humitas, la pachamanca y el puchero.  Entre sus bebidas, destacan el calentito de guinda, el quemadito y el ponche blanco.

 

El 6 de enero, en Huancavelica, se celebra la Bajada de Reyes, festividad que también se conoce como el Niño Occe.  Durante el mes de febrero, se realizan los alegres y coloridos carnavales en las ciudades de Huancavelica y Angaraes.  El 26 de abril se conmemora la creación política de Huancavelica (1822).  El 3 de mayo se realiza la Fiesta de la Cruz; Huancavelica dedica todo el mes para homenajear a este sagrado símbolo que se encuentra en diferentes cerros.  Del 24 al 30 de julio, se celebra la fiesta de Santiago en distintas zonas del departamento.  En esta ocasión, los pobladores bailan huainos y pasacalles al compás de las cornetas. Los grupos que se van armando paulatinamente reciben, en las diferentes casas, tragos calentitos y, al amanecer, disfrutan de un delicioso plato de mondongo.  Del 4 al 15 de agosto, se celebra la fundación española de la capital de Huancavelica (1572) con el nombre de Villa Rica de Oropesa; los huancavelicanos realizan una verbena (en la que predomina la quema de fuegos artificiales), desfiles y fiestas sociales en los diversos barrios.

 

Huancavelica es un departamento que cuenta con cadenas de montañas, profundos valles y amplias mesetas en las que se ubican bellas lagunas, como Choclococha y Orconcocha.  Estas, ubicadas en la ruta que viene de Castrovirreyna, son ideales para pescar truchas.  Otro de sus atractivos para fotógrafos, caminantes y amantes del aire libre son los bosques de piedras; uno de los más conocidos es el de Sachapite, en la ruta a Huancayo.  Entre sus restos arquitectónicos, destacan las ruinas de Huaytará, semejantes a las de Machu Picchu.  Muy cerca de la ciudad de Huancavelica, se hallan las aguas termomedicinales de San Cristóbal, conocidas por curar enfermedades de la piel. La ciudad aún conserva algunos testimonios de su época de riqueza, como la catedral, las iglesias, los balcones.