Recetas Departamentos

 

PIURA

 

Mientras se desarrollaban las culturas Salinar y Virú, en el extremo norte de la costa norte aparecía la cultura Vicús. El área de influencia de esta cultura se ubica desde el río Piura hasta la sierra sur de Ecuador. Los tallanes, posiblemente originarios de Poechos, son los habitantes prehispánicos de la costa piurana. Se dedicaban a la pesca, la agricultura, el trueque y la artesanía. Poseían avanzados conocimientos de irrigación y cultivo. El maíz era su alimento principal; lo consumían tostado, como choclo, cocido. Con este, preparaban la chicha, la cual no faltaba en ningún hogar.

 

En 1330, los tallanes se confederaron con los chimúes, quienes de esta manera dominaron el territorio hoy comprendido entre Máncora y Paramonga. Luego, los incas sometieron al reino Chimú y, con ello, a los tallanes. El inca Huayna Cápac anexó la región a fines del siglo XV. Los antiguos ayabacas y los hancabambas también mostraron resistencia, mas nada pudieron hacer ante la superioridad del ejército inca. Después de la muerte de Huayna Cápac, otros incas se disputaron la gobernación del pueblo tallán; sin embargo, sus esfuerzos se vieron infructuosos con la llegada de los españoles.

 

 

 

 

 

Para establecer su base de operaciones, los conquistadores se ubicaron en Tangarará. Allí, el 15 de julio de 1532, Gonzalo Pizarro fundó la primera ciudad española llamada San Miguel, que luego de sucesivos traslados terminó por ser levantada en el valle de Piura. El 4 de enero de 1821, los patriotas piuranos proclamaron su Independencia.

 

El departamento de Piura, situado en el norte del territorio peruano, se divide en ocho provincias. La provincia de Piura está localizada en el corazón del desierto sechurano; entre sus ciudades más importantes, se encuentran Piura, capital del departamento, y Catacaos, dedicada a la elaboración de artesanías. La provincia de Ayabaca produce arroz, maíz, trigo y caña de azúcar. Huancabamba es la provincia más húmeda y accidentada del departamento; sus habitantes viven de la ganadería y la agricultura de tabaco, caña de azúcar, café y arroz. Paita, situada entre Talara y Sechura, es el principal puerto pesquero; muy cerca se encuentra el balneario de Colán. La capital de Sullana es llamada La Perla del Chira en alusión a la bondad de sus campos. El río Chira irriga una considerable zona agrícola dedicada al cultivo de arroz, algodón, limón, mangos, cocos, etc. En esta provincia, se encuentra el reservorio de Poechos, creado para irrigar tierras dedicadas al cultivo del arroz y productos de agroexportación. Talara, provincia que limita hacia el norte con el departamento de Tumbes, es tierra de tablazos desérticos y densos bosques de algarrobo. Su capital, Talara, es un importante puerto petrolero. Los poblados principales de la provincia de Sechura viven inmersos en el gran desierto sechurano. Su actividad económica se basa en el pastoreo de ganado caprino y la tala de especies forestales.

 

Tradicionalmente, la agricultura del departamento giraba en torno al algodón y al arroz; pero, en la actualidad, tanto la fruticultura como los cultivos agroindustriales han adquirido gran importancia. Así, Piura produce los mangos, que se destinan a la exportación; los limones, que se dirigen al mercado nacional o son procesados para obtener aceite esencial; y el algarrobo, del que se extrae la algarrobina. Asimismo, la actividad forestal podría ser una fuente de riqueza. La agricultura cuenta con dos ríos importantes, el Chira y el Piura; es necesario que haya grandes obras de infraestructura para que esta pueda subsistir, ya que en la costa prácticamente no existen precipitaciones pluviales. En relación con la ganadería, la gran cantidad de cabezas corresponde al ganado caprino. Desde que se perforó el primer pozo en Zorritos, el petróleo fue un factor determinante de la economía piurana.

 

La riqueza de la gastronomía del departamento se entiende por la confluencia en ella de diversas prácticas culturales: la tradición andina; el aprovechamiento de algunos ingredientes de amplia difusión local, como el plátano o el frejol sarandaja, o llegados con la Conquista, como la carne de cabra; la tradicional variedad de potajes costeños preparados con los frutos del mar. En los platos con influencia nativa, se emplean ingredientes nativos (ají, yuca, choclo, cancha o papas) y otros que llegaron después de la Conquista (carne de res, cerdo y aves). Paita, Negritos, Talara, Lobitos y Máncora han desarrollado una gastronomía basada en pescados (mero, ojo de uva, corvina, dorado y cachema), mariscos (lapa, calamares, conchas negras y conchas de pala) y crustáceos (langostinos, langostas y cangrejos).

 

Entre los platos típicos, figuran el cebiche de mero, el de conchas negras y el de mariscos, el sudado de mariscos o de cachema, el sudado de mero, el entomatado de cachema, el arroz con mariscos, el seco de chabelo y el de cabrito. Las natillas constituyen el postre piurano por excelencia, cuya exquisitez es codiciada en el Perú y en el extranjero; este dulce se elabora con leche de cabra, chancaca y harina de arroz.

 

Desde la época prehispánica hasta la actualidad, la chicha de maíz para el bajo Piura ha sido y es considerado el eje central de la vida cotidiana. Se bebe chicha en el descanso, luego del trabajo; en todas las fiestas familiares y religiosas. La chicha de jora es preparada únicamente por los cataquenses, quienes aún la negocian e intercambian por diversos productos. Banderas blancas colocadas en las puertas de sus chicherías anuncian la disponibilidad de la fresca y espumante bebida, la cual se acostumbra servir en los típicos potos. Otras bebidas piuranas son el cóctel de algarrobina, el gloriado, el rompope, el yupisin y la diamantina.

 

El 30 de marzo se conmemora la fundación del departamento de Piura. Durante la Semana Santa, en Catacaos, se realizan la representación de Moctezuma y diversas procesiones. El Jueves Santo se ofrece el banquete de los siete potajes a las autoridades, sociedades, cofradías y asistentes a la misa. El Viernes Santo, dedicado a evocar la pasión y muerte de Jesucristo, todas las banderas de las chicherías portan cinta negra; ese día se ofrece un banquete elaborado con pescados y mariscos.

 

Cada mes de octubre, la ciudad de Ayabaca se convierte en el centro de peregrinación religiosa más significativa de toda la región. Una multitud de fieles, procedentes del Perú y Ecuador, visitan y rinden culto al Señor Cautivo de Ayabaca. El día central de la festividad, el 13 de octubre, la imagen del Señor sale en procesión por las calles de la ciudad. En esta fiesta, se venden diversos dulces y jamones ayabaquinos, considerados superiores a los ingleses. El Día de los Difuntos se inicia desde el atardecer del 1 de noviembre. Las familias se reúnen en torno a las tumbas de sus seres queridos con comidas, bebidas y hasta guitarras; en esa ocasión, también se venden diversos panes dulces.

 

La costa piurana cuenta con bellas playas, como Máncora, Colán, Nomura; arribar a ellas es gozar de la transparencia de sus aguas, del ardiente sol y de los deliciosos platos elaborados con mariscos y pescados. A solo doce kilómetros de Piura, Catacaos, el corazón indio del departamento, es un tradicional pueblo de artesanos, orfebres y talabarteros; su mercado continúa siendo el núcleo de la economía campesina. Chulucanas, tierra de dorados limones y frondosos mangos, es famosa por sus artesanías en arcilla. Sullana cuenta con pobladores amables y cordiales.