Recetas Departamentos

 

PUNO

 

Las primeras etnias asentadas en la región de Puno no solo cultivaban especies domesticadas (papa, quinua y pastos para forraje), sino que contaban con medios de conservación de semillas y productos deshidratados (charqui, chuño, etc.). Hacia el siglo III, se formaron dos culturas en las cercanías del lago Titicaca: Pucará y Tiahuanaco, ambas de origen étnico colla. La primera corresponde a la fase de una rudimentaria producción de alimentos; mientras que la segunda, a la de una agricultura desarrollada. Los pobladores de Tiahuanaco dispusieron de una significativa producción sobrante de alimentos deshidratados, tejidos, cerámica y utensilios metálicos, lo cual les permitió obtener a cambio maíz, yuca, coca, legumbres, aves, pescado, conchas secas y minerales sin procesar de pueblos muy distantes. Entre los siglos XI y XIV, estos se asimilaron a la cultura Wari, que se disgregó poco antes de la expansión del incanato.

 

Luego del siglo XIII, el Collao se dividió en pequeños reinos; entre ellos, figuran los lupacas y los collas. Ambos se abastecían de maíz, sal, ají, coca y algodón. La economía de los lupacas se basaba en la ganadería de llamas y alpacas, que proporcionaban lana, carne y medio de transporte para pequeñas cargas. A fines del siglo XV, Túpac Yupanqui sometió toda la región del Collao al incario. Cuando llegaron los españoles, los collas se localizaban al noroeste del lago Titicaca. Impuesto el Virreinato, dicha región fue anexada al gobierno de Lima en 1542.

 

 

 

 

El departamento de Puno consta de trece provincias. La producción de Azángaro y Lampa es básicamente agropecuaria. Esta última también posee algunos yacimientos mineros. Entre las ciudades de la provincia de Puno, figura Chucuito, donde se recaudaba el impuesto sobre la producción minera. Carabaya cuenta con un gran potencial minero, del que actualmente se explotan, de modo artesanal, los lavaderos de oro. Sandia es una provincia rica en oro, pero pobre en vías de comunicación; estas son difíciles de construir y mantener, debido a lo agreste del terreno. Melgar, provincia eminentemente ganadera, es el centro de la producción de alpacas y ovinos del Altiplano. El Collao posee la mayor población de llamas del Altiplano y una significativa producción agrícola. Otras provincias son Chucuito, Huancané, San Román, Yunguyo, San Antonio de Putina y Moho.

 

Puno continúa siendo un territorio básicamente agropecuario. Destaca en su producción de especies vegetales nativas, como cañihua, oca, quinua, mashua y tarhui; además, es gran productor de habas, papa y cebada. Las tierras más altas, que no son aprovechadas por la agricultura, son empleadas por la ganadería. Así, Puno sobresale en la crianza de ovinos, camélidos y vacunos. Durante la Colonia, el departamento fue uno de los grandes centros mineros del Perú; por ejemplo, su mina Laycacota aportó significativas cantidades de plata. En la actualidad, debido a la falta de nuevas inversiones, solamente produce oro.

 

La gastronomía puneña elabora sus platos con ingredientes comunes a otras zonas andinas: chuño, papas frescas, queso, carne de ovino o de cerdo, truchas, etc. Estos son sencillos y, en algunos casos, enriquecidos con elementos europeos, como el cancacho (cerdo o cordero al horno que se condimenta con pimienta, comino e incluso vino blanco). Otras comidas representativas son chairo (chupe de carne sin leche), pesque de quinua (guiso acompañado con carne frita), sajta (pollo o gallina con maní), revuelto de chuño. Entre los postres, figuran la mazamorra de quinua y los alfajores (que constan de tres capas unidas con miel de caña).

 

Puno es llamada la capital folclórica del Perú, debido a sus fiestas y manifestaciones típicas. Del 2 al 11 de febrero, se celebra la fiesta de la Virgen de la Candelaria, patrona de Puno; la devoción por ella comprende a los pueblos del Altiplano del Perú y Bolivia. Asimismo, en ese mes, se festejan los carnavales, sobre todo, en la ciudad de Puno y en Ácora. La primera semana de noviembre, se realiza la Fiesta Jubilar de Puno. El 8 de diciembre, se celebra, en Lampa, Macusani, Melgar, Juli, Ñuñoa, Paucarcolla y Puno, la colorida fiesta de la Inmaculada Concepción.

 

El departamento de Puno cuenta con numerosos paisajes de ensueño, como el lago Titicaca, el más navegable del mundo; las islas Taquile, Suasi y Llachón, ubicadas en el Titicaca; las cordilleras de Carabaya y Apolobamba, un paraíso de nevados, lagunas y pueblos tradicionales; la península de Sillustani, donde se hallan chullpas (tumbas), monolitos y un grupo de intihuatanas; las selvas del Candamo, último bastión de bosques tropicales intactos.