Recetas Departamentos

 

TUMBES

 

Los cronistas identifican a los tumpis como los habitantes prehispánicos del actual departamento de Tumbes, de cuyo nombre étnico derivó el  geográfico. Estos habitantes fueron hábiles agricultores y pescadores, así como ilustres navegantes. Aparte de construir templos y palacios, fueron artistas que transformaron la concha Spondylus pictorum  en chaquiras y mullus. Estos objetos no solo  cumplían fines religiosos y ornamentales, sino que, al parecer, tuvieron valor de intercambio comercial como monedas.

 

La costa septentrional, como todos los dominios de los chimúes, empezaron a ser anexados al incario por Túpac Inca Yupanqui en la segunda mitad del siglo XVI.  Más adelante, en 1528, los españoles tomaron contacto con Tumbes; desde aquí emprendieron la invasión del Imperio incaico. El 7 de enero de 1821, los tumbesinos proclamaron su independencia.

 

 

 

 

 

Tumbes, localizado en el extremo norte del litoral peruano y limítrofe con la República del Ecuador, es, por un lado, el departamento de menor tamaño del Perú y, por otro, el que presenta la mayor concentración de flora y fauna de la costa. Se divide en tres provincias: Tumbes, Contralmirante Villar y Zarumilla. La primera, capital del departamento, se encuentra recorrida por el río Tumbes, el más caudaloso de la costa  peruana; es pequeña, ordenada y dedicada al comercio y a la agricultura. El valle de Tumbes cuenta con una infinidad de caseríos dedicados al cultivo del arroz, el plátano y el mango. En el sector este de la provincia, se ubican los poblados agrícolas de Pampas de Hospital, El Limón, Cabuyal y Corrales, dedicados a la ganadería y el cultivo de tabaco. La segunda es la más extensa. En el litoral, existen varias caletas que se dedican a la pesca artesanal, como la de Cancas; en la parte de la provincia localizada al este de la carretera Panamericana, se encuentran caseríos dedicados a la ganadería de caprinos, la agricultura y la explotación forestal. La tercera es la provincia más septentrional de la costa peruana, además de la más cálida, lluviosa y de mayor vegetación. Su litoral está poblado por los mayores bosques de mangle del país, de los cuales se extraen productos marinos de gran demanda popular, como las conchas negras y los langostinos. 

 

Tumbes es un departamento con escaso presente agrícola y minero. Repartido entre dos climas extremos, el de uno de los desiertos más secos al sur y el de los bosques cálidos y húmedos del norte, resulta poco apto para la agricultura. Las provincias de Tumbes y Zarumilla concentran las tierras agrícolas, mientras que la de Contralmirante Villar cuenta con menos de mil hectáreas útiles para la agricultura. En el sector de la ganadería, el departamento cuenta con menos del 5% de la población caprina peruana. La pesca, por el contrario, tiene gran desarrollo, ya que no solo posee un mar rico, sino que la crianza de langostinos es una actividad que puede volver a cobrar auge. El departamento no cuenta con minería.

 

La gastronomía tumbesina se caracteriza por la presencia de los frutos del mar en sus platos (pescados, mariscos y crustáceos) y por la incorporación a estos de ingredientes andinos y otros que llegaron a este con la Conquista. Guarda un equilibrio entre los componentes foráneos asimilados, como el plátano, los frejoles sarandaja, la cecina, y los ingredientes nativos, como la yuca, la cancha y el ají, con los sabores propios de los langostinos, langostas, cangrejos, meros, cachemas. Al igual que en la gastronomía piurana, el plátano ha cobrado importancia; se utiliza como chifles o como majado. Entre los platos típicos, figuran  el cebiche de conchas negras, el arroz con conchas negras, el arroz con langostinos, el sudado de mariscos o de pescado, el picante de cangrejo, el majarisco y el caldo de bolas de plátano. Una bebida típica en el departamento es el chinguirito, que se obtiene combinando el agua del coco tierno con aguardiente.

 

El 7 de enero se conmemora el aniversario de la Declaración de Independencia de Tumbes; la víspera se programa una serenata con la participación del pueblo y se exhiben fuegos artificiales. El 24 de junio es el aniversario de la batalla de Zarumilla. El 20 de agosto se celebra la fiesta patronal de San Jacinto. El 8 de septiembre, en Zarumilla, se realiza la fiesta patronal de la Virgen del Perpetuo Socorro. Del 21 al 27 del mismo mes, es la Semana Turística de Tumbes. La Feria de Integración Peruano-Ecuatoriana en honor de la Virgen de la Inmaculada se lleva a cabo del 1 al 15 de diciembre. Estas son algunas de las festividades más importantes del departamento.

 

Tumbes, a pesar de ser uno de los departamentos más pequeños, es el que contiene la mayor diversidad de riquezas ecológicas gracias a sus manglares; visitarlos es una forma de conocer la naturaleza y los motivos para cuidarla. Puerto Pizarro, pequeña caleta de pescadores dedicados principalmente a la extracción de conchas negras, es el punto de partida para llegar a ellos. Otros lugares que nos garantizan sol radiante todo el año y una infinidad de recursos ictiológicos son sus amplias playas, como Acapulco, Punta Mero, Zorritos, La Cruz y Punta Sal; esta última es considerada uno de los más bellos rincones del norte peruano.

 

El departamento, además, cuenta con montañas y quebradas donde ríos de arena serpentean para, de vez en cuando, convertirse en torrentes. Ubicado a solo unos kilómetros de la ciudad de Tumbes, el bosque tropical del Pacífico es hábitat de una diversa vida animal y vegetal; aquí llueve más que en ningún otro lugar de la costa peruana. Por esta zona, discurre el río Tumbes, cuyas aguas cargadas de sedimento sirven de límite al Perú y Ecuador. En sus orillas, casi siempre inaccesibles debido a enormes acantilados y desfiladeros, habitan las nutrias del noreste y los cocodrilos americanos. El recorrido de este río, lleno de rápidos y de hermosos paisajes, lo convierte en un sitio interesante para los aficionados a los deportes de aventura.