Atrás

 

 

 

CÓCTEL DE CHICHA

Uva y cañihua

 

 

En relación con la chicha y fecundidad, Camino afirma lo siguiente:

Existe la creencia de que hay un profundo vínculo entre fecundación y beber chicha;     así, se considera que beber chicha fuerte, macha o mellicera, que tiene mayor contenido alcohólico por los añadidos que le echan, da tanta energía, que es segura la fecundación en el momento del coito.

Los añadidos, que según el decir popular hacen a una chicha doble o carnosa, constituyen una práctica secreta y vergonzosa, sobre todo ante foráneos. Consisten en: hojas de vichayo hervido (Capparis ovaliforlia), plátano machacado (Musea paradisiaca), la cáscara de mamey (Mamea americana), o, simplemente, mayor cantidad de harina de maíz. Es casi imposible lograr que alguien acepte haber puesto algún añadido a la chicha, pero después de un año de indagaciones hemos podido comprobar su uso.

En la poesía popular piurana hay una serie de alusiones a la chicha ligada a la sexualidad. Se dice que una buena chicha está colada en “calzón de vieja”, o también hay poemas como el siguiente:

            I

La chicha en poto

la cabaya en mate

la zamba en el suelo

la chola en petate

            II

Cuando la chicha se acaba

da tanta pena

como la mujer cuando es ajena

            III

Marinera, chicha y cajón para una

chola de callejón que no usa

calzón. (Camino 1987:58-59)

 

LA RECETA (para 1 cóctel)

 

En un vaso o copa grande, coloque 4 cubos de hielo triturados, 2 onzas de pisco italia, jarabe de goma y chicha fresca de uva borgoña y cañihua. Esta chicha se prepara de la siguiente manera: desgrane y lave 5 kilos de uva borgoña; en seguida, hierva en 2 litros de agua 40 g de pimienta de chapa, 2 tazas de cañihua lavada y remojada, ½ kilo de maíz germinado molido y 2 tazas de miel de abeja. Hierva durante 90 minutos a fuego lento. Cuele, guarde en jarras (de preferencia de barro) y refrigere. Rinde 10 vasos.

Para terminar, agregue espuma batiendo parte de la chicha con clara de huevo. Decore al gusto.