Atrás

 

 

 

Chilcano de pisco

Con butifarra

 

Los emparedados forman parte de nuestro alimento diario. Uno de ellos es la butifarra, que es una deliciosa combinación de pan francés, jamón del país y salsa criolla. En relación con su origen, se cree que proviene de las manos y sazón de los antiguos bodegueros italianos, fieles herederos de su tradición. Ellos servían el jamón con pan y lo acompañaban con chilcano de pisco, una industria en la que también poseían un papel protagónico.

 

Actualmente, la tradición continúa. Espléndidas son las butifarras que se degustan en Carbonne, antigua bodega situada entre los jirones Huancavelica y Cailloma en el Centro de Lima. El Queirolo de Lima y el de Pueblo Libre ofrecen también lo suyo. Otras bodegas antiguas donde expenden butifarras son Aurelia de Petit Thours en Lince y Juanito de los Casusol en la plaza de Barranco. Recuerdo que cuando era niño, mis tíos me invitaban la célebre butifarra del bar Manolete ubicado en Chorrillos con la condición de no informales su paradero a las esposas; la jarana con guitarra y el pisco con Ginger ale y limón acompañaban el buen jamón del país.

 

La receta (para 1)

 

En vaso de trago largo, grande y orondo colocar de 3 a 4 cubos de hielo, 1 rodaja gruesa de limón verde sin semillas, ½ de naranja de mesa, de bonito y brillante color, además de jugosa, van de inmediato 3 gotas de amargo de angostura, 3 onzas de pisco de su preferencia, es decir aromático o quebranta, pueden ser de uva torontel, albilla, Italia, acholado, mosto verde…, dar una movidita a la mezcla, destapar la gaseosa a ultima hora para evitar que el gas se desperdicie y verter lentamente con su “sancuchon”. Salud